17 agosto 2022

AMON AMARTH + DARK EMBRANCE (Madrid – Sala Copernico) – 18/05/2007.

En esta tarde – noche de Viernes – un buen número de asistentes copaban la pequeña sala Copérnico, sin duda impacientes de presenciar la actuación de los suecos Amon Amarth, una banda que no se prodiga mucho por nuestro país. Aunque el verdadero plato fuerte de la noche era el quinteto vikingo, para abrir esta velada de Metal, los allí congregados se encontraron con Dark Embrance. Ésta es una formación procedente de Galicia que se Dark Embranceorienta hacia los sonidos extremos, pero cuya heterodoxia no les hace situarse en ningún género en concreto. En mi opinión, partiendo de una propuesta musical demasiado ecléctica, en directo se presentaron algo faltos de potencia escénica. Ni siquiera el cierre de su descarga con la versión del «Creeping Death» de Metallica, terminó de fraguar un concierto realmente convincente.

Llegó el turno de los reyes del Metal Vikingo (aunque esto con permiso de grupos claves como Enslaved o los ya desgraciadamente extintos Bathory), y como era de esperar Amon Amarth salieron con muchas fuerza a escena. El público respondió de la misma manera, comportándose bravamente y formando continuos mosh pit a los pies del escenario. La banda imprimió desde el principio bastante fuerza a sus canciones, con Johan Hegg al frente de la formación entonando sus cantos de batalla. Su Death Metal melódico gozó de unas buenas condiciones acústicas a lo largo de todo su show.

Amon AmarthArrancaron con «Valhall Awaits Me», tema de su último disco, trabajo del que seguidamente interpretaron «Runes To My Memory». «Death In Fire», canción que no suele faltar en sus directos, tuvo una muy buena acogida, y no menor respuesta generaron otros temas como «With Oden On Our Side», «Asator», «Sound Of Eight Hooves», «For The Stabwounds In Our Backs» o «Fate Of Norms». Entre canción y canción, teníamos a un Johan Hegg muy comunicativo, momentos en los que también aprovechaba para beber de su inseparable cuerno vikingo.

«Bleed For Ancient Gods» fue un clásico que sembró la locura entre los allí congregados. Siguieron con «An Ancient Sign Of Coming Storm» y «Where Silent Gods Stand Guard».  Se retiraron de escena con «Cry Of The Black Birds», este un corte bastante potente de su último trabajo.

Volvieron a aparecer acompañados de otro de sus temas más emblemáticos, «Victorious March», para terminar de cerrar su descarga con una canción más reciente, «Pursuit Of The Viking», tema entonado también por el público.

No se le puede negar a su concierto bastantes dosis de potencia, pero pese a que disfruté de su directo, me dejaron cierto poso de decepción. En primer lugar ofrecieron una puesta en escena demasiado Heavy, más alejada de lo que debería ser la actitud de un grupo de Death Metal, y ese es un comportamiento del que Amon Amarth han hecho gala otras veces y yo he tenido suerte de contemplar. En segundo lugar, su repertorio se centró mucho en su discografía más reciente, con poca atención a su primera época más cruda. Aún así, no fue un mal concierto.

JAVIER Gª VILLARRUBIA

Relacionados

spot_img
spot_img

Últimas Noticias