9 diciembre 2022

IMMOLATION + KRISIUN + GRAVE (Madrid – Sala Ritmo & Compas) – 01/06/2007.

Pocos carteles como éste se repiten en nuestro país, así que para cualquier aficionado al Death Metal en estado puro ésta era una cita ineludible. Respondiendo a esta premisa, la audiencia madrileña más extrema se congregó en la sala Ritmo & Compás, habitual reducto de este tipo de conciertos, para llenar un recinto en el que no caben más de cuatrocientas personas, pero viendo cómo está últimamente el panorama por estos lares, se puede considerar todo un éxito.Grave

En una velada marcada por un cartel de bandas de cierto renombre dentro del Death Metal, el primer grupo en tocar, Dawn Of Azazel, poco conocido para muchos, debía salir a por todas. Y así lo hizo esta banda de las Antípodas, que con pocas oportunidades de salir de su Nueva Zelanda natal, en su vuelta a Europa formando parte de este elenco de lujo, era conciente de que debía dejarse la piel encima del escenario. Su Death Metal de vieja escuela caló entre los allí reunidos y su huella fue tan profunda como la dejada por las bandas consecutivas en tocar. Su frontman Rigel revolucionó al personal durante su directo, y en las siguientes descargas participó como uno más en cualquier mosh pit que se formara.

Tras el buen comienzo marcado por Dawn Of Azazel, llegaría el turno de uno de los primeros pesos pesados de la noche. Los suecos Grave se han ganado gracias a trabajos imprescindibles el calificativo de banda de culto dentro del Death Metal, aunque su irregularidad en directo les ha granjeado cierta mala fama en su faceta en vivo. No fue el caso de esta noche, en la que vimos a unos Grave que acallaban cualquier duda respecto a su reputación en escena. Como todos pudimos ver, no son una formación que se mueva mucho en escena, pero en esta ocasión suplieron esto aplastándonos con un sonido demoledor. Con una actitud a medias entre lo solemne y lo fiero, al igual que su música, el cuarteto sueco descargó un repertorio en el que abundaban bastantes clásicos de la banda. Se pudieron escuchar entre otros temas «You’ll Never See», «In Love», «Rise» o «Deformed». Entre canción y canción teníamos a un Ola Lindgren mKrisiunuy comunicativo, que no paró de acordarse y expresar su gratitud al resto de bandas compañeras de gira. Después de un concierto lleno de crudeza y buenas maneras, cerraron magistralmente su descarga con un grandioso «Into The Grave». Ahora quedamos a la espera de su nuevo trabajo, «As Rapture Comes», que previsiblemente verá la luz en Julio.

El siguiente turno correspondía a Krisiun, máximo exponente del Death Metal en Brasil y una de las formaciones con sonido más brutal del mundo. El trío brasileño irrumpió en escena con una verdadera tromba sonora y sembró el caos en las primeras filas, enloqueciendo a un público ya bastante enardecido. Si con Grave vimos a una banda cruda, solemne pero de sobria presencia, con Krisiun nos encontramos con una formación de continuo movimiento encima del escenario, con esa furiosa y explosiva primera línea formada por Moyses Kolesne y Alex Camargo. Su arrollador y veloz Death Metal quedaba expresado por aplastantes temas como «Ominous», «Vicious Wrath», «Murderer», «Refusal» o «Slain Fate». Terminaron con «Kings Of Killing» un concierto que no llegó a la hora de duración pero que concentró tanta intensidad que muchos tardamos un rato en recuperar el aliento. No hay duda de que Krisiun se están haciendo un hueco entre los grandes del Death Metal.

ImmolationEl cierre de este buen cartel de sonidos cañeros quedaba coronado por una verdadera leyenda del Death Metal, Immolation. Esta vez venían acompañados de un nuevo y reciente disco, «Shadows In The Light» y con una formación que ya viene siendo estable desde su penúltimo álbum. Servidor estaba ansioso de volver a verlos, desde que hace pocos años presenciara como en otra visita madrileña humillaban con su poderoso directo a Cradle Of Filth. Y es que la banda procedente de Nueva York atesora una larga experiencia y una buena colección de auténticos cañonazos musicales. No menor pleitesía le rindió la fiera audiencia madrileña a Immolation, entregándose de nuevo a los arrolladores mosh pit que ya pudimos ver con las formaciones previas. El cuarteto lo agradeció descargando un acertado repertorio, con cada uno de sus miembros entregados al cien por cien. Steve Shalaty, tras la batería, nos demostró estar plenamente asentado junto a una espectacular técnica con las baquetas, y Robert Vigna nos hizo ver que además de ser un acróbata con las seis cuerdas, de su guitarra sale puro fuego hecho sonido. No quedaron atrás en brutal ejecución la guitarra de Bill Taylor y el bajo de Ross Dolan, asimismo vocalista de ominosa voz y frontman carismático.

Pudimos escuchar grandes trallazos, desde los clásicos «Father You’re Not A Father» o «Into Everlasting Fire» a temas más recientes como «Hate’s Plague» o «Challenge The Storm». Con el gran «No Jesus, No Beast» nos encontramos con la sorpresa de que Ola Lindgren, cantante de Grave, sumó su voz a la de Ross Dolan. Tras esto Immolation continuaron con temas como «World Agony» o «Of Martyrs And Men». Mientras tanto el público no bajaba la guardia un segundo y se entregaba a las atroces melodías de Immolation. Dieron por finalizado un increíble y furioso directo por medio de «Harnessing Ruin», rematando una noche de Death Metal con mayúsculas en la que todas las formaciones presentes resplandecieron con el ardiente fuego de sus directos.

JAVIER Gª VILLARRUBIA.

Relacionados

spot_img
spot_img

Últimas Noticias