26 noviembre 2022

THE CULT: «Born Into This»

Product Details

He de confesar que tenía poca confianza en ver un nuevo disco de estudio de The Cult en el mercado tras «Beyond Good And Evil» (2001), trabajo enérgico y vibrante pero que evidenciaba un notable estancamiento creativo. Tras ello, el dúo-banda llevó a efecto su segunda disolución (la primera fue en 1994 tras su disco homónimo) y los miembros de la pareja formada por el vocalista Ian Astbury y en guitarrista Billy Duffy volvieron a emprender caminos separados, cobrándo más relevancia la actividad del primero al frente de unos resucitados The Doors.

No han importado las tensiones, los conflictos personales y los roces entre las dos mitades del dúo, tenemos de nuevo a The Cult en el candelero y con un nuevo CD llamado «Born Into This» en el que parece haber pesado más el criterio del cantante por delante de su compañero de andanzas. Es un álbum de guitarras, de rock potente, pero a juzgar por algunos cortes hasta la etiqueta Hard-Rock le viene grande. Acompañado por la producción del miembro de Killing Joke Youth, Astbury ha triunfado en su reiterada pretensión de rebajar el octanaje (incluso acercando el sonido a lo practicado con Holy Barbarians o a su mencionado disco homónimo) del que se ha quejado amargamente refiriéndose a otros discos de la banda. Es ésta una obra sencilla y sin grandes aspavientos (el artwork también sorprende por su simplicidad) ni arreglos ampulosos; directa (diez canciones que no llegan a los tres cuartos de hora) y de corte clásico, algo que se aprecia especialmente en las composiciones y en la poderosa sección rítmica. De sonido más británico que americano, está claro que no pretende innovar ni crear estilo.

Tras casi 25 años de carrera, The Cult no está por la labor de marcar tendencia. Sus fuentes siempre han sido nombre míticos como Rolling Stones, AC/DC, Bad Company o Led Zeppelin y, pese a que también han buceado en el océano alternativo, «Born Into This» camina por senderos recorridos por los clásicos. Pese a que Astbury se ha llevado más el gato al agua apenas hay electrónica en el disco, ni siquiera teclados, y Duffy acepta disciplinadamente el segundo término que ocupa su guitarra tras la voz del frontman, aunque ambos se muestran en buena forma y compenetrados.

Otra cosa reseñable es que no hay hits, no hay canciones que se erijan en estandarte del nuevo lanzamiento. «Citizens» o «I Assasin» podrían convertirse en las favoritas de los aficionados; «Dirty Little Rockstar» está pensada para romper los conciertos con su estribillo y con ese guitarrazo que recuerda al «Undecover Of The Night» de los Stones, alusión que no puedo evitar repetir con el tema que da nombre al CD por unos coros muy similares a los del «Simpathy For The Devil». Por el contrario, «Holy Mountain» es una de las baladas más flojas compuestas por el tándem inglés, lo peor junto con «Illuminated». «Tiger In The Sun» rememora los espirituales tiempos de «Love» (1985), «Diamonds» y «Savages» simplemente hacen bulto y «Sound Of Destruction» finaliza la función dejando buen sabor de boca.

«Born Into This» transcurre en un suspiro, se hace corto y eso es bueno, pero no nos engañemos, The Cult ya dejaron atrás su mejor época. Es un retorno digno, un nuevo capítulo que añadir a la diversidad que jalona su trayectoria discográfica. Conformémonos con eso.

Paco Haro.

Relacionados

spot_img
spot_img

Últimas Noticias