9 diciembre 2022

WATAIN + FROZEN DOWN (Madrid – Sala Ritmo & Compas) – 16/04/2008.

Después de que por circunstancias ajenas a la propia banda, la audiencia madrileña se quedara sin presenciar la descarga de Watain en esa gira que les embarcaba junto a Kreator y Celtic Frost no hace demasiado tiempo, ahora la cita se hacía ineludible para los amantes del Black Metal en estado más puro. La banda sueca, colmando las demandas de las hordas ibéricas, se ha embarcado en esta mini gira por tierras de España y Portugal, bautizando esta ruta de agresión sonora y militancia sacrílega bajo la denominación de Tour Quemada. Y para iniciar ese recorrido, la primera de las etapas les situaba en Madrid, con un cartel conformado junto a un par de formaciones autóctonas, Dark Embrace y Kathaarsys.Frozen Dawn

No obstante, debido a cambios de última hora, los teloneros se quedarían en uno, recayendo la papeleta de abrir esta velada de Metal extremo en los locales Frozen Dawn. Este grupo madrileño formado no hace mucho de retazos de otras formaciones extremas como GreenFly, Spiritual Intervention, Wolfencross o CrystalMoors, dio a conocer su estilo ante el público allí reunido. Su propuesta se basaba en un Black Metal con elementos de la vieja y la nueva escuela del género, aderezados de un cierto regusto épico – pagano. Huyendo de comparaciones con la posterior y brutal actuación de Watain, Frozen Dawn tuvo un comienzo un tanto frío, pero fue ganando confianza a lo largo de su directo y despertó la atención de muchos de los allí presentes. De todas formas se nota en su directo la corta trayectoria de esta formación (que no de cada miembro en particular), aunque la verdad es que apuntan a cosas interesantes.Watain

Mucho ha llovido desde aquella legendaria noche en la que Watain abrieron el show para unos tremendos Dissection. Watain ya apuntaban alto por entonces, y desde entonces han recogido el testigo dejado por la extinta formación liderada por Jon Nödtveidt. Mientras tanto, Watain han escalado hasta situarse por méritos propios en la cúspide del Black Metal de auténtica militancia, aquel género verdaderamente underground en el que ya no tienen cabida nombres antaño míticos como Mayhem, Satyricon o Marduk, por citar algunos entre muchos. Este prestigio se ve justificado merced a obras maestras como «Casus Luciferi» o el último «Sworn To The Dark», y en lo que a directo se refiere, gracias a shows como con el que esta noche nos obsequiaron.

Con una formación original de trío, reconvertida en sus conciertos en quinteto, a la hora de la verdad nos encontramos ante unos Watain compuestos por cuatro miembros, ya que su refuerzo en vivo a las seis cuerdas, Set Teitan (ex-Dissection), no viajó en esta gira debido a diferencias con la justicia. Pese a esta pequeña adversidad, el ceremonial siguió su curso y Watain honraron con su luciferino resplandor a un público que desgraciadamente era poco numeroso para una sala ya de por sí algo exigua. Aunque pocos éramos, batalla dimos, en respuesta a la fiera actitud de la banda. La formación sueca saltó a escena cubiertos de sangre, maquillaje, cuero y metal en una barroca apariencia que sí se correspondía con un sonido genuino y con una presencia y un comportamiento escénico creíble, a diferencia de otros muchos que no van mucho más allá de una estética a medida de fotos promocionales. Arrancaron con «Underneath The Cenotaph» un concierto apasionado, abrasador y ominoso, con unos Watain culpables de provocar la locura colectiva.  Ese halo a medias entre lo mágico y lo abismal, se mantuvo tenebrosamente vivo a través de grandes temas como «The Limb Crucifix», «Satan’s Hunger», «I’m The Earth», «Sworn To The Dark», «The Serpent’s Chalice» o «Stellarvore». Hubo también cabida para la canción que da nombre al grupo, «Watain», versión de Von, con la que rinden pleitesía a ésta banda de culto del Black Metal americano.

Coronaron esta representación de malignidad con «On Horns Impaled», una mirada retrospectiva a su primer larga duración, «Rabid Death’s Curse». Con un pequeño interciso entre medias, irrumpieron de nuevo en las tablas para terminar de rendir culto al Caos, por medio de «From The Pulpits Of Abomination». Finiquitada esta lección de fuerza, Watain desgarraban cualquier cortina de duda que pudiera existir sobre su cada vez más preponderante posición en el Black Metal actual. La llama de este género sigue viva gracias a formaciones como ésta.

JAVIER Gª VILLARRUBIA.

Relacionados

spot_img
spot_img

Últimas Noticias